El Cap Polonio, Ushuaia y una primera dama (Por Alejandro Rojo Vivot)

El majestuoso y veloz trasatlántico alemán S S Cap Polonio, brevemente denominado bélicamente SMS Schmalenbach, cumplió su puntual servicio entre Europa y el Río de la Plata, cambiando varias veces de países que lo administraron según lo avatares de la post I Guerra Mundial.

Su denominación proviene de un accidente geográfico en Rocha de la costa uruguaya que, posiblemente, lo vio surcar numerosas veces desde el importante faro inaugurado en 1881, referente principal de los navegantes.

yqrvg3pigy951.jpg
El Cap Polonio en el Puerto de Montevideo

Con bandera alemana recaló asiduamente en temporada en Ushuaia, a partir de 1922, contribuyendo en mucho al desarrollo turístico local y la navegación por los canales fueguinos, como parte de las iniciativas privadas dispuestas a invertir en esa actividad tan diversa, favoreciendo además al desarrollo cultural y social.

El Estado no había construido un puerto por lo que los pasajeros y la tripulación debieron emplear en ese entonces unas pequeñas embarcaciones conocidas como falúas en su reemplazo.

Cada vez que llegaba se transformaba además en un importante encuentro social, tal lo relatado por Rosa Damiana (Tata) Fique en “El Libro del Centenario”: “Estas comidas se hacían siempre en relación con algún acontecimiento como las fiestas patronales o navideñas, bautismos, llegada de buques importantes (la fragata ʻSarmientoʼ, el ʻCap Polonioʼ o alguna otra nave de la Armada nacional o extranjera)”.

Por la calidad del navío, en 1925 el Cap Polonio fue elegido por los organizadores de la estadía en Argentina del celebrado Premio Nobel de Física Albert Einstein. 

sello postal aleman berlin 1977 barco de pasajeros de lujo ss cap polonio 1914 35 pd92r9

Asimismo es oportuno recordar los aportes realizados por la orquesta típica del pianista y compositor Francisco Lomuto que trabajó durante años en el barco, inclusive creando tangos como “Tierra del Fuego” (1923) que ese mismo año grabó Carlos Gardel para el sello Odeón.

Cuentan algunas historias que, siendo pasajero del barco, el prolífero compositor Adolfo Leopoldo Rosquellas compuso el tango Cap Poloniocon acordes de la samba “La López Pereyra” ejecutada ante él y cuyo autor es el salteño Artidorio Cresseri, considerada popularmente como el Himno a la ciudad de Salta.

El tango incluye los versos de Juan Andrés Caruso y grabó el prolífero y exitoso italiano Andrea Corsini; otro tanto hizo el célebre español Roberto Malestar y el trio Ciriaco Ortiz. Fue uno de los éxitos más rápidos y contundentes del músico.

CAPÍTULO II

El sistema de gobierno argentino no contempla el cargo formal de conyugue o pareja de quien ejerce la primera magistratura.

Con alguna frecuencia en otros países sí existe como, por ejemplo, el Paraguay: “Primera dama del Paraguay”, con oficina dentro de la Residencia oficial presidencial (“La casa del Líder”) y presupuesto específico, trabajando principalmente mediante la “Red Paraguaya para el Desarrollo Humano” (REPADEH).

CAPArcona Polonio

Durante presidencia del radical Máximo Marcelo Torcuato de Alvear Pacheco, su esposa, la notable, exitosa y famosa internacionalmente artista lírica portuguesa, Regina Pacini Quintero, realizó una intensa actividad de colaboración a personas necesitadas, sin hacer asistencialismo ni proselitismo partidario al modo que actualmente se ha generalizado.

Nunca buscó trascender políticamente mediante la ayuda a los demás, ni presionó a empresarios para obligarlos a que realicen donaciones desdibujando el origen y la forma de la obtención. Tampoco privatizó dineros públicos para entregarlos en mano a título personal, sin comprobantes y menguando las funciones específicas de los organismos estatales y sus mecanismos legales de transparencia en la gestión.

Rápidamente la primera dama de hecho acrecentó su prestigio atrayendo a otras voluntades y aportes, como los responsables de S S Cap Polonio que, por ejemplo, cuando el barco estuvo anclado en el puerto de Buenos Aires durante unos días, se lo prestaron para realizar fiestas benéficas, acrecentando así notablemente la capacidad de financiar emprendimientos individuales o grupales y ayudas directas, sin ningún componente partidista, asistencialista, personalista, etcétera.

Un hecho muy poco frecuente en el Siglo XXI, Alvear en 1926 visitó la “Gran Exposición de Caricaturas” y adquirió dos originales de Florencio Molina Campos.

CAPÍTULO III

Cuando la destacada y muy generosa con su patrimonio personal y familiar, la primera dama argentina falleció vivía de una módica pensión nacional y sigue perdurando en por ejemplo, “La Casa del Teatro” (1938) institución creada y construida para albergar artistas ancianos en 45 cómodas y dignas habitaciones. La sala teatral (1938) que integra el complejo se convirtió pronto en uno de los más prestigiosos espacios culturales de Argentina, además de contribuir a financiar la residencia objeto principal e inédito en nuestro país.

El SS Cap Polonio, que tanto contribuyó al desarrollo de Ushuaia, fue desguazado en 1935 y sus partes están integradas al edificio que alberga el hotel con su mismo nombre ubicado en Pinneberg, Hamburgo, en su Alemania natal.

EPÍLOGO

Ojalá nos equivoquemos, hoy en día, en Ushuaia, a la manera de los que existen para otras embarcaciones similares, no encontramos alguna de las 132 calles o espacio público rememorando al S S Cap Polonio con todo lo que significó en la historia local mediante emprendimientos privados pioneros.

Sumamos a los barcos que arribaron a Ushuaia con significativos contingentes de trabajadores emigrantes: “Génova” (1948) y “Giovanna Costa” (1949).

Sí la ciudad cuenta con el céntrico y prestigioso Hotel Cap Polonio, con 30 habitaciones, que atesora un original de la placa de promoción de los viajes turísticos, cuyo nombre fue elegido para recordar al primer barco de turismo en incluir como escala a Ushuaia. Un homenaje que vale la pena destacar y emular.