Schiavini negó haber ingresado gas fosfina “de contrabando” para controlar la plaga de conejos

El biólogo e investigador del Centro Austral de Investigaciones Científicas (Cadic) Adrián Schiavini, se defendió de las acusaciones formuladas por asociaciones protectoras de animales y negó haber ingresado de “contrabando” a la provincia sustancias peligrosas destinadas a erradicar la plaga de conejos en las proximidades del edificio del organismo científico.

Schiavini fue denunciado penalmente según informó Diario Prensa por la abogada Griselda Engelhard, de la Asociación de Funcionarios y Abogados en Defensa de los Derechos de los Animales (AFADA) quien le atribuyó haber ingresado ilegalmente a la Isla “sustancias tóxicas” (gas fosfina) para cumplir con el plan de control de los conejos.

En declaraciones a Radio Provincia, el científico sostuvo que la sustancia “se compra por correo electrónico, uno la paga y te la mandan. Es absolutamente legal”, señaló.

También dijo que compró el gas fosfina en una empresa de Bahía Blanca, y que fue enviado a Tierra del Fuego vía terrestre con la intervención de la Aduana, además de haberse pagado por transferencia y de manera documentada.

También aclaró que la sustancia no se utilizó para el propósito inicial (debido a la controversia que generó y a la causa judicial todavía en trámite) y que tras haber permanecido depositada en un contenedor fue finalmente cedida a una empresa de control de plagas, en septiembre de 2020.

“La abogada se está pegando un terrible tiro en el pie con esta acusación”, se defendió Schiavini.