“Pensé que moría y me filmé para despedirme”, dijo turista israelí que cayó en una grieta en Ushuaia

El turista israelí que sobrevivió 24 horas dentro de la grieta próxima a un glaciar en Ushuaia contó hoy, en declaraciones a Télam, que “tuvo mucho miedo de morir”, y que se filmó con su celular mientras esperaba el rescate para “despedirse de su pareja y de su familia” porque pensó “en no volver a verlos”.


Eitan Shaked contó que primero cayó a un lugar “más abierto”, y que ya lastimado en una mano y la pelvis, logró trepar hasta una especie de cueva en la montaña porque allí “me sentía más a resguardo y más seguro de no seguir resbalando y golpeándome”, señaló el joven de 23 años a través de una traductora.

israeli
“Pensé que moría y me filmé para despedirme”, dijo turista israelí que cayó en una grieta en Ushuaia 3

Recordó que realizaba una caminata hacia el glaciar Ojo del Albino, ubicado unos 20 kilómetros al noreste de la capital fueguina, cuando equivocó el camino y se cayó.

“Fue un error, una tontería de mi parte. Y ni bien tomé noción de lo acontecido me di cuenta del riesgo de vida que estaba soportando”, admitió.

También mencionó que después de las primeras horas del accidente, ocurrido el miércoles 8 por la tarde, comenzó a sentir mucho frío, porque “por un lado me faltaba un guante y por el otro sentía mucho dolor y debilidad para sacar ropa de la mochila que estaba detrás de mí”, explicó.

Eitán aprovechó un hilo de agua que pasaba por el lugar y unas galletas con las que calculaba alimentarse a razón de dos por día, para sobrevivir lo máximo posible.

“Pensé que así podía resistir dos días, pero cuando el médico del grupo de rescatistas me examinó encontró que tenía una hipotermia avanzada y estimó que solo podría haber sobrevivido 12 horas más”, afirmó.

El joven pasó una noche completa a la intemperie, soportando las bajas temperaturas de la zona, y fue rescatado recién el jueves 9 por integrantes de la Comisión de Auxilio de Ushuaia, luego de que un guía que pasaba cerca del sitio escuchó sus gritos y dio aviso a las autoridades.

Shaked terminó hace poco el servicio militar obligatorio en Israel, y como muchos de su edad, emprendió un largo viaje por el mundo que comenzó hace siete meses.

Para solventarse también da clases de matemática “on line”, una actividad que pudo seguir durante la parte más restrictiva de la pandemia.

“Cuando estaba en la grieta empecé a filmarme porque no sabía si iba a sobrevivir. La mayoría de los videos fueron para despedirme de mi pareja, de mi familia y de mis amigos. Quería que supiesen todo lo que había hecho para no rendirme”, contó el muchacho que tiene a ambos padres y dos hermanas mayores en Israel.

El montañista sigue internado en el Hospital Regional Ushuaia, donde le diagnosticaron “fractura de miembro inferior derecho, fractura de miembro superior derecho y fractura de pelvis”.

Luego de haber sido intervenido para “estabilizar sus lesiones” y el cuadro de hipotermia que presentaba, permaneció unas horas en terapia intensiva aunque su cuadro “evolucionó favorablemente”, informaron fuentes médicas del hospital.

“El paciente está estable y ya fue transferido a sala común. Está cursando su internación a la espera de material quirúrgico para las intervenciones que deben realizarle por las fracturas que sufrió a nivel de la pelvis”, explicaron los voceros consultados.
En términos generales “se puede decir que está bien y fuera de peligro”, agregaron las fuentes.

Shaked dijo que si los médicos se lo permiten, mañana podría ser evacuado de Ushuaia en un vuelo sanitario, y previo paso por Buenos Aires, ser trasladado de la misma forma a su país para continuar con los tratamientos y curaciones.

El turista también utilizó su cuenta de Instagram para realizar distintos posteos en los que dio detalles de cómo fueron las horas previas al rescate.

«No estoy orgulloso de lo que me pasó, pero me alegro de que haya terminado así», reflexionó Shaked en la red social.

También agradeció a los rescatistas por su profesionalismo, a los médicos que lo atienden y a quienes “se interesaron en mi sin conocerme, tanto en Argentina como en el mundo”.

El joven subió a Instagram una serie de videos filmados luego del accidente, donde explica: «me caí, espero que mi ojo se arregle. Creo que me rompí la mano y el pie. No sé qué pasará, el ojo me duele mucho».

En otra filmación se lo ve desmejorado, con sangre recorriéndole el rostro y con principio de hipotermia.

También dijo que mientras esperaba que lo salvaran, veía helicópteros sobrevolando el lugar, sin advertir su presencia.

El montañista quedó atrapado en un lugar de muy difícil acceso, con “canaletas verticales fuera de la senda”, explicaron voceros de la Comisión de Auxilio que intervino en el incidente.

“El guía que pasaba por allí escuchó gritos de una persona pidiendo ayuda en un sector de difícil acceso, entre la Laguna Esmeralda y el glaciar Ojo del Albino. Con el sitio identificado, partió hacia el lugar una comitiva de 7 brigadistas equipados con cuerdas y material técnico y preparados para un rescate de varias horas”, informaron los rescatistas.

Cuando finalmente lo encontraron, el joven fue transportado por un helicóptero de la empresa “HeliUshuaia” que ofreció ayuda para el rescate.

El piloto Roberto Valdes, al mando de la nave, logró llegar al sitio de la grieta y sin posarse en el suelo, debido a las irregularidades del terreno, logró que subieran la camilla con el accidentado que de inmediato fue llevado hasta la ciudad, en una compleja y arriesgada maniobra.

El transporte se llevó a cabo en un helicóptero Bolkow B 105 asignado a la tarea, y los rescatistas “tuvieron que subir unos metros por la montaña para lograr una mejor posición que permitiera el contacto con la nave”, contó Valdés a Télam.

Shaked confesó que hace unos años se enfermó de cáncer y que esta vez fue la segunda que se enfrentó a la muerte.
“Mira el cielo y pensaba: si salí del cáncer no puedo morirme así”, concluyó recordando el joven, mientras se recupera en el hospital de Tierra del Fuego.