Rosario apuesta a un crecimiento de su polo informático

Sin los beneficios impositivos de la industria fueguina, las empresas rosarinas buscan consolidarse y aumentar la producción. El polo tecnológico de la ciudad tiene una fuerte tradición en la fabricación de equipos electrónicos.

El diairo La Capital informa que impulsados por el contexto, y también por el nuevo empujón a la industria nacional, Air Computer, un jugador ya consolidado de la actividad, expandió su horizonte de producción frente a la creciente demanda. Durante 2020 la firma rosarina volcó sus recursos -económicos y humanos a responder la demanda que generó el aumento de la conectividad por la pandemia y se enfocó en la fabricación local de equipos. En principios, estuvo más orientado en la producción para cubrir las ventas de computadores para el hogar, frente a la necesidad que impuso el homeoffice, la escolaridad en modo virtual y el incremento del entretenimiento on line. Este año despegó más la venta de equipos para las empresas que entendieron que esta nueva forma de trabajo llegó para quedarse.

Al respecto Sergio Airoldo CEO de Air Computer, en diálogo con el programa radial «La banda camiaria» expresó “Desde marzo del año pasado, Incluso un mes antes del tema del encierro, comenzó a crecer la demanda. Creció en un 50% más de lo previsto. Las estructuras estaban un poco superadas en nuestra industria pero todo se fue acomodando y hubo una buena reacción, se complicó un poco porque no todo el personal podía venir a trabajar pero por suerte nuestra empresa estaba bastante preparada”.

Airoldi destacó que están en diálogo con las autoridades nacionales para aumentar paulatinamente la cantidad de componentes nacionales en los equipos, incluso se está discutiendo una ley de promoción de la industria electrónica.

Sergio Airoldi: "Se terminó la siesta" - YouTube

“Estamos trabajando con las cámaras y el gobierno para que se pueda hacer una migración cada vez más fuerte hacia la integración de componentes locales”

Sergio Airoldi

Air Computers cuenta en la actualidad con 6 líneas de ensamblaje y 350 trabajadores. La empresa rosarina apuesta a ganar mercado a pesar de no contar con los beneficios impositivos de las radicada en Tierra del Fuego.