Después de dos condenas judiciales por contaminación, ahora la gestión Melella informa que construirá una nueva planta sanitaria en Río Grande.

El actual presidente de la DPOSS, Cristian Pereyra, había declarado en sede judicial que ¨volcar cloacas crudas sobre las aguas del mar argentino no generaban contaminación¨ en el marco de una audiencia judicial donde el municipio riograndese era interpelado por no operar la Planta de Tratamiento en la zona cercana a la Misión.

El anuncio del actual gobernador y ex intendente de Río Grande, Gustavo Melella, de la posible construcción de una nueva planta de pretratamiento efluentes cloacales y su correspondiente emisario submarino en la ciudad de Río Grande. La planta concluirá con el tratamiento de los efluentes cloacales domiciliarios que abarcan el parque industrial, los barrios Chacra 8, Chacra 9, Chacra 11, Chacra 12, Chacra 13 y zonas aledañas a ambos lados del camino de circunvalación, según informó el Diario del Fin del Mundo.

La primera de las condenas se produjo en marzo de 2009 a raíz de una acción de protección ambiental promovida por la Asociación de Consumidores y Usuarios contra la Municipalidad de Río Grande, donde la jueza Silvia Herráez dictó una medida cautelar que le impuso a los ejecutivos municipal y provincial que gestionen “en forma conjunta o coordinada” un «plan de limpieza de las márgenes del río Grande» en base a las pruebas fotográficas y análisis del agua del río presentados por la Asociación de Consumidores y Usuarios (ACU).

Luego, en abril de 2019, la Justicia ordenó al municipio de la ciudad de Río Grande que adopte una serie de medidas para dejar de contaminar con efluentes cloacales la costa del Mar Argentino, situación que se produce “desde hace diez años” y que derivó en un “grave problema ambiental” y en un “riesgo sanitario latente”, informaron ayer fuentes oficiales vinculadas al caso.

La orden vino desde el juzgado del juez Civil Horacio Boccardo, quien hizo lugar a una medida cautelar, enmarcada en una “acción preventiva de daños”, promovida por la Dirección Provincial de Obras y Servicios Sanitarios de la provincia (Dposs) tras constatar que la municipalidad de Río Grande volcaba cloacas crudas las cloacas tanto al río que atraviesa el ejido urbano como al litoral marítimo que rodea a la ciudad.

A pesar del anuncio de la nueva planta de pretratamiento para la ciudad de Río Grande, la gestión Melella paralizó la construcción de la nueva Planta de Tratamiento ¨Arroyo Grande¨ en la ciudad de Ushuaia.