YA SON TRES. Una encuesta nacional revela un escenario de tercios en lugar de la grieta entre dos frentes. 

La medición mensual de la consultora Zuban-Córdoba así lo refleja, ante escenarios de la elección anterior entre el FDT y JXC. Altísimo nivel de valoración negativa de Fernández y su gestión. Milei entró en la casta y Massa genera expectativa.

Paola Zuban, referente en comunicación política y pesquisa de datos, codirectora de la consultora cordobesa “Zuban-Córdoba”, compartió en Noticia de Tapa Radio los datos y conclusiones de la última medición difundida el 1 de agosto, y que merced al profesionalismo y precisión, logró captar la atención de los medios nacionales más importantes.

Primeramente, reseñó la percepción de la gente en cuanto a la dirección del gobierno, en donde, como era de esperarse, un 75% de los consultados cree que el país va en la dirección incorrecta, y más de un 70% tiene una valoración negativa tanto de la gestión de gobierno como del presidente Alberto Fernández.

El dato quizás más interesante que arrojó la medición, y que transmitió Paola, se relaciona con la estabilidad institucional, en donde casi el 70% de los encuestados cree que es muy frágil. “Ahí hay un mensaje claro de la ciudadanía que da una lección de civilidad o institucionalidad a la clase política. Porque aún con indicadores tan negativos y una insatisfacción muy contundente, este porcentaje dijo que el gobierno debe culminar su mandato” analizó la especialista. 

En definitiva, los números reflejan que, dentro de la gravedad de la situación, es sumamente rescatable ese auspicioso dato de que “los argentinos y argentinas, más allá de grietas políticas e ideológicas, estamos dentro de un consenso de sostener el sistema democrático” expresó.

Inclusive una de las preguntas de la encuesta fue si las Fuerzas Armadas debían intervenir en la situación institucional argentina, “pero la mayoría contestó que no, que no debían intervenir” dijo Zuban. 

En ese contexto inscribió las expresiones que rozan lo antidemocrático en un video que circuló de Aldo Rico convocando a sus camaradas, que “si bien es un personaje bastante marginal de la política argentina, generó una serie de debates en torno a la fragilidad institucional o una posible salida anticipada de Alberto Fernández”.

En otro orden de cosas, y como desde Zuban-Córdoba vienen haciendo cada mes, ponen especial interés en medir a Javier Milei, debido a su vertiginoso crecimiento durante muchos meses hasta la baja en su cotización positiva en el último bimestre: “Ahora se le aplican generales de la ley, una imagen negativa más alta que la positiva. Ha pasado a formar parte de la casta política que tanto él critica”, en donde absolutamente todos los dirigentes, de oficialismo u oposición, tienen una consideración negativa superior a la positiva. 

No obstante, aclaró que “su potencialidad electoral la conserva en un núcleo duro que le aporta entre un 17 y un 22%, depende del escenario y contra quién se lo mida”

Así entonces, delineó un escenario político “de tercios imperfectos”, en donde ni a Juntos por el Cambio ni al Frente de Todos les estaría alcanzando la intención de voto para ganar una elección en primera vuelta. “Ese 20% en promedio de Milei, de alguna manera lo sitúa como árbitro electoral en una potencial segunda vuelta”evaluó. 

No precisó específicamente hacia dónde se volcaría la voluntad electoral de los votantes del libertario –“lo estamos estudiando”, aclaró-, pero opinó como analista que “el perfil de votante de Milei es bastante heterogéneo, aunque todo hace suponer que, por una afinidad ideológica, la mayoría sería mucho más proclive a votar por Juntos por el Cambio”.

Finalmente, se refirió al nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, en cuanto a su valoración en la población. Si bien reconoció que aún no lo tienen medido específicamente, sí señaló que Massa tiene una valoración negativa alta, aunque un poco menor a la de Alberto Fernández y similar a la de Cristina Fernández y Mauricio Macri. 

En términos analíticos, para Zuban Sergio Massa será “una especie de amalgama entre Alberto Fernández y Cristina Fernández y eso está percibiendo sobre todo el establishment económico, con la reacción positiva de los mercados”

Sí afirmó que el nuevo super ministro “tiene buena aceptación en el círculo rojo de la política, tiene buen diálogo con sectores de la oposición, con el empresariado, con organismos internacionales de crédito, con movimientos sociales, con sindicatos. Representa un perfil negociador, condición sine qua non para afrontar este momento económico y político. Pero no sé si suficiente” analizó, y pidió esperar sus primeras medidas para comprobar si ese perfil negociador le alcanza para encarrilar la crítica situación.