Tierra del Fuego multiplicó por 10 los casos de Covid-19 en una semana pero tiene pocos internados

La provincia de Tierra del Fuego multiplicó por diez los casos de coronavirus en la última semana, el mayor salto desde el inicio de la pandemia, aunque la cifra de internados en sala general y en terapia intensiva sigue siendo baja en relación a ese incremento, confirmaron fuentes sanitarias.


Un relevamiento oficial efectuado por el Ministerio de Salud fueguino reveló que en la semana del 2 al 8 de enero se registraron en la jurisdicción 3539 casos de Covid-19 (505 diarios en promedio) 1892 en la ciudad de Ushuaia, 1590 en Río Grande y 57 en Tolhuin.
En ese mismo período se produjeron dos fallecimientos y hay 5 internados en terapia intensiva (todos en la ciudad de Río Grande) y 6 en sala general (4 en Ushuaia y 2 en Río Grande).

A su vez, 3325 personas están cursando la enfermedad actualmente, mientras que 35702 se contagiaron desde el inicio de la pandemia, 31687 fueron dados de alta y 496 fallecieron.

La provincia había informado 336 nuevos casos en la última semana de diciembre, en tanto que en la anterior se habían confirmado 69, lo que ratifica un crecimiento exponencial de la enfermedad a partir de la circulación de la variante Ómicron.

Para dar idea del aumento, solo en los últimos tres días medidos (entre el 6 y 8 de enero) Tierra del Fuego registró 1892 nuevos casos (más de 600 diarios) 1027 de Ushuaia, 828 de Río Grande y 37 de Tolhuin.

La tercera ola de coronavirus se manifiesta en la provincia a partir de fines de noviembre, con las primeras infecciones relacionadas a la actividad turística, y en particular al inicio de la recalada de cruceros en el puerto de Ushuaia.

Todo comenzó con 11 casos detectados en la tripulación del crucero “Ultramarine”, de la empresa Quark Expeditions, que arribó a Ushuaia el 25 de noviembre.

En las semanas posteriores se diagnosticaron 7 casos importados (el 7 de diciembre) 3 más (el 14 de diciembre) y otros 8 (el 21 de diciembre) aunque ya combinándose con casos autóctonos.

Por eso, tanto las autoridades sanitarias como el Instituto Fueguino de Turismo (Infuetur) y el Comité Operativo de Emergencia (COE) solicitaron “intensificar las medidas de prevención” a trabajadores del sector turístico que se desempeñan en hoteles, establecimientos gastronómicos, servicio de guías y transporte, entre

otros.
La directora de Atención Primaria de la Salud en la provincia, Alejandra Alfaro, explicó que aunque el nivel de contagios “es muy alto”, los que se enferman cursan cuadros “de relativa poca gravedad”, y ello se traduce en “pocas internaciones”, señaló en declaraciones oficiales.

“Nuestro trabajo de hoy, además de sostener los operativos masivos (de hisopados y vacunación) es poder detectar quién tiene morbilidad severa o le falta completar el esquema de vacunación”, sostuvo la funcionaria fueguina.

En ese sentido, Alfaro precisó que el comportamiento de la variante Ómicron del virus “es diferente” al de las anteriores, generando una “alta transmisibilidad” y aumentando la necesidad de hisopados.

Alfaro destacó la importancia del operativo de vacunación, ya que “al tener una población mayoritariamente inmunizada, los síntomas (de los enfermos) son muchos más sutiles que antes y hasta pueden llegar a pasar desapercibidos”, indicó.

“Mantener las medidas de protección y completar el esquema de vacunación es nuestra mejor defensa en este momento. También entender que aunque la demanda de la población es importante, existe un equipo de salud muy exigido”, concluyó la funcionaria.

La provincia recibió hasta el momento 356328 vacunas, de las que aplicó 326237: 154.097 personas recibieron la primera dosis y 138085 también la segunda.
Asimismo, se aplicaron 8032 dosis adicionales y 25972 dosis de refuerzo, según datos del Monitor Público de Vacunación.