CONSENSO FISCAL 2022: Las Provincias en la búsqueda de aumentar impuestos

La Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado de la Nación aprobó el nuevo Consenso Fiscal acordado con los gobernadores. La baja de transferencias de contrarrestaría con más impuestos locales.

Durante una reunión de la comisión de Presupuesto y Hacienda presidida por el senador por La Rioja, Ricardo Guerra (Frente Nacional y Popular), legisladores nacionales dieron hoy tratamiento al Expediente PE-212/21: Mensaje n°1/22 y proyecto de ley que aprueba el Consenso Fiscal suscripto el 27 de diciembre de 2021 por el Poder Ejecutivo Nacional y representantes de las provincias.

El proyecto podría ser tratado en la próxima sesión del Senado de la Nación. Al respecto el senador nacional Ricardo Guerra expresó «En su esencia este Consenso tiene una serie de compromisos que se asumen que son en materia tributaria, de endeudamiento responsable, de responsabilidad fiscal, de procesos judiciales, compromisos que asume el Gobierno Nacional y ciertos compromisos comunes»,

Además, detalló que «en materia tributaria se trata de establecer límites o techos en lo que son las alícuotas de los distintos impuestos provinciales; en materia de endeudamiento responsable se procura que no se repita la historia reciente de tomar deuda por encima de las efectivas posibilidades que se tienen y también que no se tome deuda para gastos corrientes, sino tiene que tener como contraprestación obras de infraestructura por ejemplo»

¿Aumento de impuestos provinciales?

Para iProfesional la idea de que el Consenso Fiscal limita a los gobernadores surge del hecho de que el acuerdo busca una mayor coordinación entre la Nación y las Provincias en materia tributaria y a la vez establece límites para algunas alícuotas, como en el caso del Impuesto a los Sellos.

Pero al mismo tiempo el acuerdo fortalece la autonomía de los distritos respecto de los impuestos provinciales y le permite a los gobernadores manejar mejor su recaudación interna, al tiempo que abre una puerta a la aplicación de nuevos tributos, como el impuesto a la herencia. Además, subió los «techos» de impuestos respecto de lo que se había firmado en el Consenso Fiscal de 2017.

Esta sería una herramienta importante de cara a un posible ajuste del gasto público nacional. Dentro de los límites establecidos en el Consenso Fiscal, los mandatarios provinciales podrían manejar el nivel de recaudación por impuestos propios y así amortiguar algún posible recorte de los fondos que reciben por parte del Gobierno nacional.