Con el HRU sin avances en su rehabilitación, el gobierno asegura que el sistema ¨está preparado ¨para afrontar la nueva ola de Covid 19

Autoridades sanitarias de Tierra del Fuego aseguraron ayer que el sistema de salud de la provincia se “encuentra preparado” para afrontar la actual ola de coronavirus que quintuplicó la cantidad de casos durante dos semanas consecutivas en el distrito, a pesar de la crisis que atraviesa la principal obra social provincial y el cierre parcial del Hospital Regional Ushuaia.


La directora de Atención Primaria de la Salud en la provincia, Alejandra Alfaro, explicó que aunque el nivel de contagios “es muy alto”, los que se enferman cursan cuadros “de relativa poca gravedad”, y ello se traduce en “pocas internaciones”, señaló en declaraciones oficiales.

“Nuestro trabajo de hoy, además de sostener los operativos masivos (de hisopados y vacunación) es poder detectar quién tiene morbilidad severa o le falta completar el esquema de vacunación”, sostuvo la funcionaria fueguina.

En ese sentido, Alfaro precisó que el comportamiento de la variante Ómicron del virus “es diferente” al de las anteriores, generando una “alta transmisibilidad” y aumentando la necesidad de hisopados.

“Nuestra capacidad operativa se encuentra al máximo. Por más que pongamos más lugares de hisopados, el recurso humano es el mismo. Es imprescindible entender que la situación no es igual que en olas anteriores”, agregó la directora de salud en medio de las informaciones que dan cuenta del incremento descomunal de la planta política provincial y de la falta de nuevas contrataciones en el ámbito de salud pública.


También mencionó que la provincia de unos 180 mil habitantes realiza 1500 hisopados diarios, en un contexto donde las actividades no se encuentran interrumpidas y no existen limitaciones a la circulación de personas.

Alfaro destacó la importancia del operativo de vacunación, ya que “al tener una población mayoritariamente inmunizada, los síntomas (de los enfermos) son muchos más sutiles que antes y hasta pueden llegar a pasar desapercibidos”, indicó.

“Mantener las medidas de protección y completar el esquema de vacunación es nuestra mejor defensa en este momento. También entender que aunque la demanda de la población es importante, existe un equipo de salud muy exigido”, concluyó la funcionaria.

Tierra del Fuego registró la semana pasada una muerte por coronavirus después de 100 días, mientras que tres personas permanecen internadas en terapia intensiva luego de catorce semanas sin casos graves de la enfermedad.

La persona fallecida era un hombre de 60 años con comorbilidades que estaba siendo atendido en el Hospital Regional de la ciudad de Ushuaia, en tanto que la última muerte por Covid-19 en el distrito se había reportado el 27 de septiembre, informaron las autoridades sanitarias.

Por su parte los internados en terapia corresponden a contagios producidos en la ciudad de Río Grande, donde también hay otra persona internada en sala general.

La tercera ola de coronavirus se manifiesta en la provincia con un crecimiento exponencial de casos en las últimas semanas, luego de un período en que la situación epidemiológica se mantenía estable.

Un informe elaborado por el proyecto País y del que participan científicos del Conicet e integrantes de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego (Untdf) y del Hospital Regional Ushuaia, estableció que, en la última semana, el 87% de los contagios de Covid-19 corresponden a la variante Ómicron del virus.

*Foto de portada: cuenta de twitter Angel Fretes