Rubinos alertó sobre el colapso del relleno sanitario de Ushuaia

El empresario y ex legislador, Oscar Rubinos, alertó sobre el sistemático incumplimiento de exigencias técnicas para un correcto manejo del relleno sanitario en el ingreso de la ciudad. Que a esta altura está cerca del colapso.

Oscar Rubinos, empresario hotelero de la ciudad de Ushuaia, ex legislador provincial y ex concejal, fue entrevistado en el programa Noticia de Tapa Radio a raíz de sus recientes publicaciones en redes sociales que llaman la atención por la situación de colapso que sufre el relleno sanitario situado a la entrada de la ciudad, que principalmente atribuyó a las reparticiones oficiales con incumbencia. 

“Es algo grave que está pasando, que no se ve, que no se sabe, que nadie habla y que trae problemas gravísimos al medio ambiente. Y en algún momento puede pasar que esto termine en alguna publicación internacional de cómo nosotros tratamos la entrada a la ciudad, el canal Beagle, el río Olivia” alertó Rubinos respecto de la situación del lugar. “Hay muchas responsabilidades de controles que a la vista está que no se están cumpliendo”.

El legislador mandato cumplido habló de la exigencia de parte de la Secretaría de Ambiente, autoridad de aplicación, de noviembre de 2017. “que establece ciertas irregularidades detectadas por técnicos de planta que definen que, si continúan, significan un alejamiento de las prácticas de un relleno sanitario. Por lo cual le exigen que den cumplimiento obligatorio inmediato a ocho puntos que determina”.

“Esos cambios no ocurren” denunció Rubinos.

Explicó que el relleno debe empaquetar la basura en membranas, hacer una cava, una celda con una membrana en el piso, poner residuos con tierra por capas, y después cerrar esas celdas, poner un manto vegetal y ya no usarla más.

“Lo que está ocurriendo desde 2016 es que a una celda cerrada se le está poniendo residuos arriba, montañas de residuos. En 2017 plantearon entre las exigencias obligatorias y en el momento, en el punto uno, detener de manera definitiva el incremento inmediato de la cota en altura” señaló respecto de la primera acción solicitada. “Yo publiqué una foto de 2018 y una de hoy e impresiona la altura que ganó”.

El punto dos obligaba a dar inicio a la utilización de la parcela 223, contigua a la que actualmente sigue en uso. “El problema es que en 2016 firman convenio con otras empresas y ceden en su uso esa parcela. Lo cual es raro poque el Estado lo tiene comprometido para un fin, y se lo dan a otro. Nadie se quejó” cuestionó también.

Pese a que esa parcela se pudo recuperar el año pasado, momento en el que se empezó a construir la nueva celda, “hoy, en 2022, la celda nueva no está” advirtió.

El siguiente punto del cuestionamiento técnico, el tres, pide la clausura del módulo de residuos peligrosos, “que sigue igual que en 2017. Inclusive hay chatarra pegada, residuos industriales y caballos al lado comiendo”agregó Rubinos, todos detalles que documentó fotográficamente y publicó en sus redes sociales.

Respecto del cerco perimetral, la cara Sur del relleno, los técnicos oportunamente advirtieron que está quedando cada vez más bajo y ya no cubre las voladuras. “La montaña al lado creció 25 metros por arriba del cerco”denunció el ex edil ushuaiense.

En relación con la correcta cobertura final de la celda a clausurar, como consignó, esto “todavía no se hace y siguen poniendo arriba residuos, sin clausurar y sin cerrar”.

También puso el acento en el control para que no ingresen al relleno residuos que se puedan reciclar. Tampoco se cumplió: “Hicieron excepción a los residuos industriales y entraron residuos industriales. Un técnico de la Secretaría de Ambiente fue, excavó y encontró residuos industriales, cosa prohibida en una ordenanza votada en 2012”.

En definitiva, de los ocho puntos cuya exigencia se postuló en 2017, no se cumple ninguno, desde ningún aspecto. Rubinos responsabilizó “a la empresa, por supuesto, a la Municipalidad que tiene que atender las exigencias, y a la Secretaría de Ambiente, obviamente”. Además, consideró que los concejales “tienen que tener una mirada sobre esto”.

A modo de conclusión, Oscar Rubinos resumió lo que está pasando y las consecuencias que esto acarreará: “Hace cinco años que siguen tirando la basura en lun lugar que la Secretaría de Ambiente dijo que no tiren. Eso va en contra de lo que es el relleno sanitario y pone en riesgo al ambiente”.